sábado, 30 de junio de 2007

Qué difícil sin ti, qué difícil a tu lado

Pepa de Rivera-Autorretrato

Llegué a casa y planchabas. Te pregunté que tal el día. Y solo me diste el "bien" de siempre. Odio el traje de inspector de policía, y volver a interrogarte, pero odio más no saber qué gritan tus silencios. Y como culpable, respondías huyendo, sin mirarme.

Y cuando me iba al baño, lo he decidido. Me largo. Por no herirte. Porque herirte me hiere a mí.

Quiero respetar esos silencios, pero no puedo. Y como no puedo me invento mil razones, para que me molestes. Tus estornudos, los ruiditos del tenedor con el plato, que siempre dejes las luces encendidas. Que nunca hagas la compra. Pero sé que nada de eso es cierto. La única verdad es que odio esta distancia. Y no soporto que me puedas rozar si no me hablas.

Qué difícil sin ti, qué difícil a tu lado. Y más difícil es decirtelo. Cinco meses, como las malas novias.

Y cuando te lo diga, solo me darás más silencio.


Qué difícil (Marta Botía y Antonio Vega - Marta Botía)

11 comentarios:

Naty dijo...

La verdad que si es difícil: estar lejos y tan cerca... A un roce de distancia física y a millones de años luz del corazón... Duele (¿Se nota que lo he vivído? :P) Saluditos...

circe dijo...

Me contaban hace poco Arabesque... que nunca dejan de ser adolescentes, que hablarles, que ignorar sus agresiones, que obviar sus respuestas en los silencios... surte efecto. Pues... como que yo sí digo, yo sí grito y bien o mal, no dejará de ser mi forma de comunicarme y expresar ;-)

Besos con tornillos... opss, eran destornilladores :p

arabesque dijo...

naty, bienvenida, no lo vuelvas a vivir ¿nos lo prometemos?

circe. ya es tarde para la comunicación. por cierto, que masoquismo besar con tornillos. Duele de solo leerlo

circe dijo...

mmmm... la verdad es que sí :s. Y si lo hacemos goloso?... un caricia en esos labios, o quizás mejor, hoy un abrazo.

Angie dijo...

VÍSPERA

Aún no es Navidad
pero tengo un regalo esperándote.

No la típica bufanda de lana marrón
ni los calcetines a cuadros
ni siquiera un jersey a pico
de esos que tanto te gustan.

Mi regalo es algo más puro.

Más mío. Para ti.

Te regalo mi silencio.

Ese que tú llevas tanto tiempo
guardando para mí.

Es muy triste, pero cuando el silencio se instala, termina rodeándolo todo..
rompamos el silencio con caricias..

besos..

Anónimo dijo...

Hay silencios necesarios... Cuando dos personas estan en silencio sin malestar, sin esa sensación incómoda ke se siente ante un extraño cuando te kedas callado y tienes la necesidad imperiosa de romper ese silencio diciendo cualkier tontería...

En ese momento, cuando no hay palabras y se halla trankilidad, sabes cuánta complicidad hay con ese alguien.

Yaissa

Erotismo dijo...

llego ahora y es imposible darte cualquier aliento o ánimos que no suenen a artificiales... desde fuera y en frío siempre parece que hay esperanzas y que todo es peleable... pero desde dentro la cosa cambia...

simplemente mandarte un abrazo de desconocido.

ciao

arabesque dijo...

circe, para abrazos y besos, aunque no sean golosos, cualquier dia es perfecto.
angie, eres perversa, dando cal y dando arena, pero me quedo con tus besos y caricias.
anonimo, esos silencios no son silencios, esos silencios dicen mucho , y no son amargos.
erotismo, tus abrazos son igualmente válidos, tan desconocidos y tan valiosos como los de cualquiera. Te leí, y te enlazo

Elysia dijo...

Viví, vivo y creo que viviré mucho tiempo en ese silencio, ese silencio por puro cansancio, por puro agotamiento, de saber que lo que digas no servirá de nada, no arreglará nada. Espero que tu situación sea distinta y puedas arreglarlo.
Gracias

arabesque dijo...

Mi situación es distinta, cada una siempre es distinta. Aunque todas son iguales en algo, se pueden arreglar. Y a lo mejor también son iguales en que no queremos arreglarlas.
Abrazos de bienvenida elysia

Iraultza dijo...

La distancia no es eso que enseñan en el cole que está en formulitas de física, ni lo que marca el cuentakilómetros de un coche, la distancia a veces se mide desde el estómago, desde la cantidad de años luz que habría que recorrer para volver a tocar a alguien, aunque desde fuera pueda verse a nuestro lado.Sí, creo que sé a lo que te refieres.
Abrazos desde lejos.